SÉPTIMA SEMANA DE PASCUA: 28 de Mayo al 3 de Junio de 2017

 DOMINGO 28 de Mayo  (Mateo 28, 16-20)

“Id y haced discípulos a todos los habitantes del mundo.”

El Evangelio de este domingo nos sitúa ante la tarea primordial de la Iglesia: la evangelización. Es más, solamente nos podemos considerar Iglesia en la medida que asumimos este compromiso identitario, cuya fuente no es otra que el mismo bautismo.

El papa Francisco, en su programa pastoral, no cesa de insistir en esta “salida misionera” como característica esencial del proceso de reforma que impulsa a nivel eclesial.  Habla de la necesidad de una “transformación misionera”, tarea que compete a “todo cristiano”:  “Cada cristiano y cada comunidad discernirá cuál es el camino que el Señor le pide, pero todos somos invitados a aceptar este llamado: salir de la propia comodidad y atreverse a llegar a todas las periferias que necesitan la luz del Evangelio.” (EG, 20)

Ante la contundencia de la llamada, me pregunto por qué tantas veces acallamos esta identidad de “discípulos misioneros”. ¿Hacemos de nuestra realidad personal e institucional un claro mensaje evangelizador, misionero?

           

LUNES 29 de Mayo  (Juan 16, 29-33)

“¿Así que ahora creéis”

Los discípulos creyeron haber entendido al Señor, pero no eran conscientes de todo lo que les sobrevendría: la traumática experiencia de la pasión de su maestro que les llevaría a dispersarse. Será en torno a María que encontrarán una respuesta a sus temores. Simplemente estando juntos, reunidos,  esperando una respuesta que les sacara de la confusión y de la angustia.

Esperar con María, permanecer unidos. ¡Toda una invitación para vivir nuestro discipulado en paz, a pesar de las contradicciones que nunca faltan!

 

MARTES 30 de Mayo  (Juan 17, 1-11)

“Jesús miró al cielo y dijo: Padre…”

El Señor nos invita a dialogar la vida con el Padre. Dialogar desde lo cotidiano, leer con el Padre nuestra biografía en clave evangélica, abriéndonos a todo lo que ocurre a nuestro alrededor. En especial, a lo que sucede en aquellos con quienes nos relacionamos día a día.

Hacer de la oración un discurrir sereno sobre la propia vida y la de los demás para, finalmente, abandonarnos y abandonarlos en el Padre.

Convertir la oración una tertulia amigable y serena, más que la secuenciación de textos prefabricados o ritos más o menos impactantes…

 

 

MIÉRCOLES 31 de Mayo  (Lucas 1, 39-56)          NUESTRA SEÑORA DEL Sdo. CORAZÓN DE JESÚS

“María se quedó con Isabel…”

Hoy es un día grande para todos los agentes de pastoral de la salud que vivimos nuestra misión en clave mariana. María nos  invita a ser “iglesia en salida”.

Ella no se quedó contemplando extasiada la grandeza de la obra de Dios en su vida. Supo descentrarse, se dejó interpelar por la necesidad de su prima. Priorizó su identidad misionera…

Celebrar a Nuestra Madre es también dejarnos interpelar por las llamadas de los demás.  Cada uno sabrá qué significa en su vida el ponerse a prisa en marcha para salir al encuentro del necesitado.

María nos recuerda que para ello no hace falta contar con todas las condiciones a favor. La joven nazarena partió a pesar de las dificultades que presentaba el camino.

Desde ella nos sentimos llamados a dejar la seguridad de lo conocido y salir hacia nuevas tierras donde el rostro del necesitado se convierta en demanda de acogida misionera.

 

 

JUEVES  1 de Junio  (Juan 17, 20-26)

“Te pido que todos ellos estén unidos…”

El Dios de los evangelios se define en el amor y por tanto es un Dios comunidad que genera comunidad y se revela en la comunidad. El discipulado no se construye desde una pretendida fe “personal”.

Esta visión dista bastante de la praxis espiritual y religiosa en la que quizá muchos hemos sido formados y a la que la cultura actual, marcada por el individualismo, nos convoca.

Recordemos lo que nos dicen el papa Francisco al respecto: “… los discípulos del Señor son llamados a vivir como comunidad que sea sal de la tierra y luz del mundo. Son llamados a dar testimonio de una pertenencia evangelizadora de manera siempre nueva.70 ¡No nos dejemos robar la comunidad!”

 

 

VIERNES 2 de Junio  (Juan 21, 15-19)

 

“Tú lo sabes todo”. 

La respuesta de Pedro se ha convertido en inspiración y referente de toda espiritualidad del seguimiento: No hace falta entrar en detalles, no hace falta remarcar la triste experiencia de la traición. Basta con reafirmar, de corazón, la firme opción por retomar la andadura.

Debemos reconocernos en estas inconsistencias, y como Pedro, repetir con sencillez, “Señor, tú lo sabes todo.”  Sabes de nuestras luchas y dudas, de nuestros múltiples errores, pero también sabes que te amamos, que eres el referente central en la construcción de nuestros proyectos de vida.

 

SÁBADO 3 de Junio  (Juan 21, 20-25)

“Señor, ¿y qué hay de éste?”

Juan afirma que no todo lo que dijo e hizo Jesús consta en los evangelios.  La narrativa está en función de un mensaje y no al revés.

Encuentro en esta reflexión de Juan una llamada a la discreción, a la mesura, a cierto pudor, a saber transmitir lo necesario, no más, ni menos. Tampoco a pretender saber más de lo que realmente es preciso o necesario.

En la era de la comunicación en la que todo y todos corremos el riesgo de obligarnos a estar presentes en una especie de escaparate social, el cuidado por la intimidad y hasta el silencio deberían ser reivindicados como valores evangélicos.