Comunicado final XX  Jornadas Nacionales de La Asociación Profesionales Sanitarios Cristianos

Comunicado final XX Jornadas Nacionales de La Asociación Profesionales Sanitarios Cristianos

La Asociación de Profesionales Sanitario Cristianos (PROSAC) ha celebrado sus XX Jornadas Nacionales en Tarazona los días 21, 22 y 23 de abril de 2017. Diferentes profesionales sanitarios (médicos, personal de enfermería, trabajadores sociales, psicólogos, farmacéuticos, administrativos, gestores, profesores de facultades de medicina o escuelas de enfermería), capellanes de hospitales, delegados diocesanos de pastoral de la salud, etc., convocados por nuestra identidad de sanitarios cristianos, hemos reflexionado sobre nuestro quehacer cotidiano bajo el lema “Misericordiosos en un mundo necesitado de misericordia”.

Hemos constatado que en España, y en nuestro mundo de la salud, se viven zozobras de diverso alcance económico, social, político, ético y profesional. Se objetiva, además, que a pesar del esfuerzo de muchos profesionales por alcanzar la excelencia en este campo, no se satisfacen y a veces no se cubre el nivel de necesidades que las personas presentan en situación de fragilidad, enfermedad o cercanía a la muerte. Y esto es así, porque resultan imprescindibles no sólo intervenciones de carácter técnico sino fomentar ámbitos adecuados de relación interpersonal, de compromiso ético y de aplicación de virtudes prácticas.

Ya sean la pobreza de medios, el descarte de algunos que se ven como deshauciados, la soledad de bastantes, la desesperanza de no pocos, la falta de recursos internos para afrontar la pérdida de salud o el sufrimiento, la quiebra dolorosa de la esfera familiar como lugar propicio para los cuidados o el sosiego, el individualismo insolidario que conduce a la incomprensión cuando no al rechazo del otro, etc.; todas estas circunstancias nos obligan a reflexionar acerca del plus de servicio al que nos debería conducir nuestra fe y esperanza cristiana, nuestra pertenencia eclesial y nuestro deseo de madurar con el ejemplo de Jesús de Nazaret.>.

Por todo lo anterior, descubrimos que las obras que desarrollan el concepto cristiano de ‘misericordia’ conllevan actitudes de servicio, diálogo, confianza, empatía, simpatía, compasión, es decir, representan las virtudes, gestos y modos de actuar de nuestra vocación de profesionales sanitarios cristianos; de hecho, la misericordia debiera ser el núcleo de nuestra verdadera identidad..

Hemos revisado y actualizado varios objetivos desde los valores de PROSAC:

– Aumentar la calidad de nuestro quehacer profesional a diario, con especial cultivo de la paciencia, la perseverancia y la prudencia.

– Fomentar la confianza, empatía y cercanía con los pacientes y familiares, basadas en el respeto, la escucha y la información adecuada.

– Mejorar el trato, la cordialidad y la cooperación entre miembros de los equipos de trabajo, y prevenir el desgaste profesional que deteriora las relaciones o la asistencia.

– Ofrecer apoyo, comprensión y ayuda específica en las situaciones dolorosas o críticas del enfermar humano, sin relegar nunca la esperanza.

– Acompañar, cuidar y consolar en los trances más difíciles de la existencia, incluidos el proceso de morir, la muerte y el duelo.

– Saber conjugar las palabras, los silencios, el contacto directo, la compasión, y detectar las necesidades de cada ser humano que sufre para tratar de cubrirlas o paliarlas, procurando no olvidar ni desdeñar las de tipo espiritual y religioso.

Consideramos que poner estas XX Jornadas Nacionales bajo el horizonte de la misericordia -según la visión y la pedagogía explícita del Papa Francisco- es colaborar con un plan de pastoral de la salud renovado, de sentirnos Iglesia comprometida con los más necesitados y desasistidos, de trabajar por la auténtica misión del cristiano que no es otra que el seguimiento de Jesús, y de ser ‘instrumentos de misericordia’ en el mundo sanitario donde curar, cuidar y consolar constituyen la verdadera esencia del PROSAC.>.

Tarazona, 23 de abril de 2017>.