Cada año, último sábado de septiembre o primero de octubre, la Delegación de Pastoral de la Salud convoca a todos los Agentes de Salud de la Diócesis a un encuentro diocesano.

Es una ocasión para celebrar nuestra fe, compartir nuestras esperanzas, cansancio… y la alegría de ser llamado a aliviar el sufrimiento del mundo de la salud y enfermedad desde nuestras distintas realidades. Pero sobre todo, para reflexionar juntos y presentar los temas de formación, cómo propuesta, a desarrollar durante el curso los Equipos de Pastoral de la Salud.