LUNES 21 de Septiembre (Mateo 9, 9-13)

¿Cómo se sienta a comer con esa clase de gente?

Jesús rodeado por pecadores es criticado por los fariseos, los maestros de la ley, los escribas, los sacerdotes, los que se creían “sanos”.

Se trata de un lugar común en los evangelios. Constatamos una vez más, en la experiencia de Mateo, que las mayores resistencias al cambio provienen de quienes se sienten en lo justo, en lo culturalmente consolidado, en la verdad absoluta…

Son éstos los que más impedimentos ponen a la cultura del amor fraterno, de la igualdad, del perdón, de la aceptación incondicional, del diálogo…

Mateo nos enseña que no importa el punto de partida, lo que importa es la dirección de nuestro caminar, la meta que orienta nuestros derroteros, aunque a veces se hagan largos y enrevesados. Contamos con Jesús de Nazaret que siempre estará atento a reorientar nuestros sueños y a repetir la llamada hecha a Mateo: “Sígueme”.